ba-c-tería

En la práctica participaron 6 estudiantes de la Universidad Pedagógica Nacional (Colombia), cuyo interés era estar inmersos en un proceso creativo de un artista y colaborar con su trabajo, como parte de su formación en pedagogía. Mi propuesta fue un experimento con celdas microbianas combustibles y material orgánico: frutas y verduras que tuvieran diferentes caracteristicas en glucosa, para rastrear la producción de energía eléctrica.

Materiales

Durante 8 semanas trabajamos en la construcción de un prototipo, con materiales reciclados y de fácil acceso: latas de cerveza, botellas de plástico (con tapas), tubos de construcción y silicona. Agar (puede ser reemplazado con gelatina sin sabor) y alambre de cobre (de una pantalla).

Proceso

Lo primero fue entender la lógica con la que trabajan las celdas de combustible, en un díalogo abierto donde se buscaba la reflexión sobre el uso que damos a la tecnología y recursos. También la importancia de propiciar espacios para la investigación y desarrollo tecnológico local.

Resumen de temas:

a. Reflexión principal ¿qué vamos a hacer con la electricidad producida en este proceso?
b. revisión de referentes históricos de tecnología: 1800´s, telégrafos, pilas químicas, Tesla empezó a estudiar la generación de energía eléctrica con motores, imanes, electromagnetismo etc. “creador” de la energía alterna.
c. Elementos básicos para comprender el tema: la energía alterna (AC-DC o CA-CC), la luz como partícula y onda, propiedades de la corriente alterna (CA) la cual no pierde energía en su viaje, o sea que no sufre de entropía (pérdida de energía aprovechable), por ejemplo, las centrales hidroeléctricas.
d. “Lecturas políticas” del modelo de energía centralizada proveniente de Tesla: centralización del poder en unos pocos generadores de energía que inducen a la dependencia de los consumidores de energía (nosotros) sin tener opciones de autogeneración de energía. Ante éste modelo existe otro de “Energía local” el cual propone la descentralización de energía en pequeños nodos de producción “casera”, donde se consume rigurosamente lo que se produce.
e. Proceso de generación de electricidad de las MFC: las bacterias utilizadas deben ser anaeróbicas (que no necesitan de oxigeno para su reproducción)
f. las bacterias tiene un proceso llamado ATP que es el de respiración, metabólico, en el que la bacteria produce hidrógenos de la glucosa,y de ahí la bacteria genera electrones.
g. La idea es que en el cultivo de bacteria que hagamos descompensemos (agregar más, o menos alimento, o cambiar químicamente el medio) el medio para que tengan que nivelarlo haciendo el ATP, por lo cual producirán los hidrógenos con carga positiva (por alguna extraña razón que no recuerdo son o se convierten en electrones negativos).
h. También se necesita un electrodo (en este caso hecho de aluminio reciclado) el cual es un semiconductor que atrae los protones y electrones resultantes de la descomposición de los hidrógenos que pasan a través de un filtro “selector de protones” (hecho con “goma agar” de panadería y tubo pvc).
i. El caso es que en un recipiente quedan los electrodos negativos y en el otro los positivos, lo cual necesita una conexión entre los dos a través de cobre, cerrando el circuito y generando electricidad. (Mejor ver esquema!) ES COMPLEJO EL MECANISMO, TODAVIA NO TERMINO DE COMPRENDERLO!

Por Maya Corredor. Practicante

Construcción

Después de reunir todos los materiales empezamos a construir las celdas. Esta parte requiere cuatro procesos: preparar agar, abrir huecos en las botellas, cortar los tubos de PVC y construir los eléctrodos. tutorial por Sandra Gonzalez

Agar.

Artefacto (botellas y tubo de pvc).

Conexiones eléctricas.
La parte electrónica, como ánodos y cátodos, fueron hechos con alumino (de las latas), y conectados entre sí con alambre de cobre (de una pantalla).

Ensamble

Combustible. Material orgánico. Frutas y verduras: Zanahoria, banano, cebolla, pimentón, tomate, espinaca.

Montaje final.

ba-c-teria

Aciertos de la práctica

Propiciar el espacio del laboratorio como un lugar generador de experiencias compartidas. Donde el trabajo colaborativo no solo nos llevo a la construcción de una M.F.C. incluso nos condujo a asumir grupalmente las dificultades que esto implicaba, de esta manera nuestras experiencias compartidas se enfrentaban con cierta “perseverancia” a unos conocimientos y a una práctica desconocida.

De otro lado paralelo a los propósitos del laboratorio (la M.F.C.) también se hizo de este un espacio de encuentros a la par de los procedimientos técnicos, para ir descubriendo formas propias de comprensión acerca de procesos científicos y experimentaciones tecnológicas, desde nuestras experiencias y en la reconstrucción diaria de las mismas.

En este sentido se hace pertinente la “ciencia de garaje” como estrategia que posibilita el compartir y contribuir a procesos de aprendizaje tanto individuales como colectivos.

Paulo Merchan. Practicante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *