librepensante.org

Biocrea: Espacio abierto de biología creativa

 

BIOCREA es un proyecto de experimentación, investigación y prototipado en temas relacionados con biología y biotecnología, arte y diseño. Fundado en 2018 en Medialab Prado dió inicio a un “espacio abierto de biología creativa”, planteando líneas de trabajo (ecología, genética, biomateriales, biosensores, cibernética, energías alternativas, educación, alimentación, entre otros) que puedan llevarse a cabo en un laboratorio público bajo la filosofía del DIYbio (biología hazlo tu misma), la ciencia ciudadana, el biohacking y el bioarte.

Se plantea un espacio de creación donde la ciencia, la ingeniería y el arte puedan realizar investigación cruzada, trazando una investigación abierta que estimule el desarrollo y aplicación del conocimiento científico y las prácticas artísticas con nuevos medios, materiales y métodos. Bajo un entorno colaborativo se realizan experimentaciones abiertas, recursivas y creativas que involucran el prototipado de proyectos, el desarrollo de propuestas, el uso de herramientas abiertas y fabricación digital como también hacer un acompañamiento creativo a ideas y proyectos relacionados. Está enlazado con la experimentación, implementación, prototipado y documentación de distintas formas de concebir “el laboratorio” y los posibles usos creativos que se le puede dar a este espacio, promoviendo la creación de espacios de laboratorio alternativos, públicos, portables o itinerantes.

 

PortableLab: laboratorio portátil de cultivo y observación de microorganismos del entorno

2020-2021

Debido a la pandemia del covid-19, Biocrea se transladó a una valija metálica con materiales e instrumentos necesarios (algunos anteriormente desarrollados en el fablab del Medialab Prado, ver más abajo) para realizar algunos protocolos y experimentos de microbiología en casa y en cualquier lugar: realizando actividades durante el confinamiento y cuarentenas en el 2020 en ciudades como Madrid, Bogotá y Bergen. Las actividades realizadas en Bogotá serán publicadas en la guía LADA «Cómo hacer microscopía DIYbio»  la cual será publicada próximamente. También hizo parte la residencia en cuarentena del pikselfest en Noruega con el proyecto microuniversos

 

Biocrea en Medialab Prado 

2018-2019

Este proyecto  nace de la necesidad de generar espacios de creación en temas relacionados con biología, arte y tecnología, desde prácticas transdisciplinares donde la ciudadanía pueda crear y participar en proyectos de prototipado y uso de biotecnologías. Desde noviembre de 2018 a enero de 2019 se llevó a cabo un programa de actividades en Medialab Prado, un laboratorio ciudadano en la ciudad de Madrid, bajo la coordinación de Hamilton Mestizo y la supervisión de Chema Blanco director del Laboratorio de Ciencia Ciudadana. El propósito principal fue la habilitación de un laboratorio de biología permanente en las instalaciones de Medialab Prado (biolab/wetlab), al tiempo que se ejecutaba un programa de actividades dirigido a la creación de una comunidad de usuarios de diversas índoles que pudiesen dar uso a dicho espacio a partir del desarrollo de investigaciones y proyectos afines. 

Durante este periodo de tiempo se logró el encuentro de un grupo diverso de participantes que involucró estudiantes y profesores de secundaria y universidad, investigadores, especialistas, aficionados, como también instituciones y comunidades con intereses en temáticas relacionadas con biología y biotecnología. Bajo un entorno colaborativo y transdisciplinar se realizaron investigaciones abiertas donde los participantes entraron en contacto con diferentes contextos de ciencia y educación tradicional en diálogo con manifestaciones de ciencia de garaje, DIYbio, bioarte y ciencia ciudadana. A medida que se fue construyendo el laboratorio e implementando el programa se fue generando una investigación transversal entre los proyectos lo cual  estimuló el desarrollo y aplicación del conocimiento científico y técnico en concordancia con las necesidades planteadas por los grupos de investigación y el espacio de laboratorio. Bajo un entorno colaborativo se realizaron investigaciones “abiertas”, recursivas y creativas que involucran el prototipado de proyectos, desarrollo de propuestas y acompañamiento a ideas. Fue un interés general del grupo generar tecnologías, protocolos e investigaciones cuya réplica pueda hacerse de forma libre y en distintos contextos, desde la cultura libre y el DIY-DIWO (hazlo tu mismo, hazlo con otros).  

 

Presentación inicial del programa Biocrea en Medialab Prado. Un año en un día,  diciembre 2018.

 

 

 

Laboratorio de exploración microscópica MICROmacro

noviembre 2019

En colaboración con Feli Cabrera López, artista invitada al programa durante el mes de noviembre, se realizó esta actividad en Medialab Prado, donde se hizo un llamado a colaboradores para experimentar con la colección y cultivos de microorganismos, su observación a través de microscopios digitales, su proyección en varios formatos y mezcla a través de software. 

Cultivamos microorganismos para observar los cambios de la materia biológica de una manera lúdica con herramientas DIY y procedimientos de laboratorio que fácilmente se pueden replicar con materiales locales y en casa. Las observaciones fueron interpretadas como un recurso plástico y científico que nos  llevó a otras visiones sobre el entorno a través de una experiencia estética transdisciplinar, explorando formas expresivas/sensoriales de visualización desde los nuevos medios y la microbiología.

 

Residencia de Rae Yuping

junio-julio 2019

En colaboración con el programa de residencias artísticas del Museo Nacional de Bellas Artes de Taiwan y Medialab Prado, se eligió el proyecto de Rae Yunping para ser realizado en colaboración con Biocrea.  En el proyecto, denominado: “The longing grew as this body waxed, the longing grows as this body wanes« «( El anhelo creció a medida que este cuerpo se enceraba, el anhelo crece a medida que este cuerpo se desvanece»), Rae Yuping Hsu propuso una creación colaborativa de varias piezas artísticas pensadas para interactuar con los cinco sentidos: se podrán tocar, ver, escuchar, oler o saborear. Las piezas se crearon con Kombucha, una bebida de té probiótico fermentada, que se usa para el cultivo de SCOBY (colonias simbióticas de bacterias y levadura). Finalizado un proceso de fermentación de varios días, la Kombucha solidifica  un material parecido al cuero (celulosa). Como parte del proceso artístico, se construyeron  inflables de kombucha y piezas hídridas con electrónica y robótica. El proyecto estuvo abierto a la colaboración de persona interesadas en participar y explorar las distintas posibilidades que ofrece este biomaterial y generar un proyecto colaborativo de creación y diseño.  

«Este proyecto surge del deseo de sentir y comprender las pequeñas criaturas invisibles que viven en nosotros, dentro y a nuestro alrededor. Somos holobiontes: no podemos ser humanos sin nuestras comunidades microbianas. Nos moldean de muchas maneras, incluyendo nuestra salud, apariencia, emociones e incluso deseos. Son parte integral de nuestro ser y, sin embargo, ¿cuánto sabemos realmente de ellos? Los conocemos mejor como recursos que explotar, como elementos necesarios para la investigación científica, dado que de ellos extraemos continuamente datos y productos para el beneficio humano. Con el rápido crecimiento de la biotecnología, es fácil olvidar que hemos tenido una relación de beneficio mutuo con ellos durante miles de años a través de la producción de alimentos. Nuestros antepasados fermentaron alcohol, hicieron pan, yogur, verduras en escabeche, etc., creando una relación profunda y fructífera con las levaduras y las bacterias que se ha transmitido a lo largo de generaciones.» Rae Yuping

 

 

 

Instrumentación científica de fabricación digital 

2019

Estos modelos fueron desarrollados como parte del programa de actividades de Biocrea y el fablab del Medialab Prado. Se invitó a un grupo de estudiantes de colegio a experimentar con la ideación, diseño y prototipado  de instrumentación científica que pudiese fabricarse fácilmente con la herramientas de un fablab y materiales de fácil acceso y/o recicladas. Se escogieron dos herramientas de un laboratorio de biología: el microscopio y la incubadora de microorganismos.   

 

Microscopios de Cartón

2019

Este microscopio «hazlo tu mismo» es una réplica mejorada de un modelo publicado en instructables.com por Yochinok y del cual se partió para desarrollar otra versión en cartón en Medellín Colombia por el grupo «biolab : escuelas de creación» en el exploratorio en 2017. Se retomó este último modelo y añadimos algunas modificaciones. El objetivo es ofrecer una herramienta esencial para desarrollar actividades con biología. Por consiguiente se hicieron durante el año varios talleres y laboratorios de creación partiendo del ensamblaje de este modelo, permitiendo la observación del entorno microcópico a través de teléfonos móviles: usando lentes que se pueden  añadir a la cámara y amplificar varias veces un objetivo. 

 

Ensamblando microscopios de cartón con estudiantes del colegio Gómez Moreno. Fablab Medialab Prado. Enero 2019 

 

 

Laboratorio de creación. Reset Mar Menor: un paisaje en Crisis. Murcia, España. Agosto 2019 

 

 

Taller de ensamblaje. Hojas del otoño. Real Jardín Botánico de Madrid. Noviembre 2019

Día de la fascinación por las plantas: flores y polinizadores. Real Jardín Botánico de Madrid. 19 de mayo 2019.

Microscopios WIFI     

2019

Basados en el modelo de microscopio DIY divulgados por la red de biohacking hackteria trabajamos en una versión de microscopio de alta definición y WIFI para usar a través de aplicaciones en el móvil y ordenador. Durante tres meses estuvimos trabajando en el fablab del Medialab Prado en el diseño estructural en corte láser y la intervención a la cámara para hacerla microscopio (inversión de la lente). 

 

Hackeando una webcam (inversión de la lente)

 

 

Probando con aplicación a teléfono móvil. Feria Madrid por la Ciencia y la Innovación 2019

 

 

Ensamblaje de la estructura y prueba con una moneda

 

 

 

Incubox. Incubadora de microorganismos.

2019

Otro instrumento reconicido y esencial en los laboratorios de biología y microbiología es la incubadora. Básicamente lo que hace es mantener las condiciones de un entorno controlado, usado para el crecimiento de microorganismos los cuales necesitan condiciones constantes crecer, como la temperatura y la humedad, el pH o CO2, etc. Incubox nace de una necesidad planteada por estudiantes de colegio, lo cuales, al no tener una incubadora en un colegio deciden indagar en como hacer una a bajo costo usando software y hardware abierto y las herramientas de un fablab, como la impresión 3d, corte láser, electrónica y computación. Cada semana se avanzó un poco sobre el prototipo, pasando por las etapas de ideación, diseño, experimentación, modelado y prototipado. El concepto inicial fue implementar un circuito electrónico de control que facilita matener el aire caliente  en un rango de temperatura y humedad dentro de una caja. En nuestro caso decidimos hacer un solo modelo electrónico que pudiese ser usado en varías escalas, lo cual, reemplazando el tamaño y capacidad de los materiales, disminuye o aumenta su capacidad y área de interacción. Para el modelo desarrollado, se decidió trabajar con materiales pequeños y de poco consumo, desarrollando una imcubadora de pequeñas dimensiones con una capacidad de 30 centrimentos cúbicos, lo suficiente para calentar el aire de una bolsa térmica y mantener un calor constante, el cual se puede programar desde el máximo más 2º centígrados de la temperatura ambiente hasta 50º centígrados.  

 

 

Flebocollect

2019

Este laboratorio creativo está enmarcado en el Proyecto de Investigación BRITEC (Bringing Research Into The Classroom) financiado por la Unión Europea en el Programa Erasmus+ KA2 (2018-2021). Dicho proyecto está fundamentado en la participación de estudiantes en actividades de investigación para incrementar el conocimiento de la comunidad científica a través de la ciencia ciudadana. La actividad científica, que se está implementando en varios centros educativos de la Comunidad de Madrid, consiste en el estudio de las poblaciones de flebotomos transmisores de leishmaniosis usando un método tradicionalmente empleado para su captura, las trampas de luz.

A través del grupo de trabajo «flebocollect» en BioCrea,  de forma colaborativa, estuvimos trabajando desde mayo a noviembre en el desarrollo de un modelo de trampas  DIY. Se construyeron y probaron trámpas con materiales reciclados y fáciles de conseguir, y se comprobó su eficacia en compartación con una trampa comercial. El hecho reducir los costes en la construcción de trampas facilita su uso tanto y réplica en la ciudadanía como nodo investigador del estudio de la leishmaniosis humana y su propagación a través de cierto tipo de flebotomo lo cual puede solucionar y prever  un problema de Salud Pública.